Editorial

Y partió la campaña

A.C. Mercado-Harvey y Rolando Cárdenas

Esta fue semana corta en El Regionalista, pero eso no merma lo que les ofrecemos en nuestra edición del día sábado. Continuando con nuestro compromiso de informarles sobre el nuevo texto constitucional, Yasna Araya hace un completo análisis sobre el poder judicial. Este ha sido un tema que ha generado polémica por el reconocimiento a los pueblos originarios y su propio sistema de justicia. Sin embargo, Yasna deja en claro que es la Corte Suprema la que quedaría con la última palabra; no cortes independientes indígenas, como han señalado algunos.

 También, les compartimos el análisis de datos de un grupo de estudiantes de Magíster en Gerencia y Políticas Públicas de la Usach, quienes estudiaron el comportamiento electoral en las elecciones del año pasado. La participación de los electores parece ir de la mano con la situación socioeconómica, pero el voto voluntario también es un factor.

Finalmente, como no todo es política, El Regionalista estuvo esta semana en el lanzamiento del libro Humanidades al límite: posiciones en contra de la universidad global de María Rosa Olivera-Williams, profesora de literatura en la universidad norteamericana de Notre Dame, y Cristián Opazo, profesor en la facultad de letras de la Pontificia Universidad Católica. En nuestro compromiso con las letras y la cultura, A.C. Mercado-Harvey le realizó una entrevista a Cristián Opazo y la próxima semana tendremos un nuevo Diálogo Regionalista con el coeditor de este volumen de ensayos.

Pero volvamos a la política, que ha tenido una semana dominada por el comienzo de las campañas por el Apruebo y por el Rechazo. Al final, en un momento de realidad, el presidente Boric reconoció la posibilidad del triunfo del Rechazo y cuál sería el mecanismo para continuar el proceso que llevaría a una nueva Convención. Al parecer, la teleserie constitucional tiene para rato.

El factor Lagos

Lagos es de esos políticos que a nadie deja indiferente y su carta, manifestando su posición respecto al plebiscito del 4 de septiembre, ha generado múltiples reacciones: unos descalificándolo, desde el punto de vista personal, y otros tratando de convencernos que él adhirió a su posición.

Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario. Ante un escenario polarizado, es inevitable que el proceso constitucional se prolongue en el tiempo con efectos indeseados, desde todo punto de vista. Lagos, entonces, dice a unos y a otros transparenten sus posiciones y, además, póngalas por escrito, permitiendo, de esta manera, establecer con claridad hasta dónde están dispuestos a consensuar los distintos grupos políticos.

No debemos olvidar que los estudios de opinión indican que el 66% de los chilenos no aceptan la Constitución de Pinochet, pero tampoco les gusta la propuesta de nueva Constitución que dejó la Convención. Es interesante observar las señales del presidente los últimos días y explicar el por qué de ellas. Hace un par de días se reunió con la directiva y parlamentarios del PS y trasciende, de la reunión, que el presidente tiene plena seguridad del triunfo del Apruebo.

Sin embargo, posteriormente, desecha el posible cambio de gabinete que se solicitaba para poder enfrentar la campaña del plebiscito y dar un impulso a esta, y este realineamiento se plantea realizarlo después del plebiscito. Hoy, en una entrevista en el programa Contigo en la Mañana de Chilevisión, el presidente Boric indica que, si gana el Rechazo el gobierno, deberá continuar con el proceso que se inició el 25 de octubre con el plebiscito de entrada y correspondería elegir una nueva Convención que proponga el nuevo texto constitucional, con su consiguiente carga de incertidumbre. También, dice que es necesario realizar reformas al texto propuesto, si gana el Apruebo. A lo menos, las señales indican que La Moneda ve un escenario no muy halagüeño para el Apruebo.

Una campaña en que nada sorprenderá

Hemos insistido que esta no será una campaña en la que prime la amistad cívica y la pedagogía, sino, más bien, la descalificación del otro, las fake news (hay una interesante columna de Carlos Peña en Emol que desenmascara mentiras de ambas campañas) y las triquiñuelas. Como anécdota, podemos indicar que Amarillos por Chile se inscribió con múltiples subgrupos en el Servel, lo que le permite más tiempo en la franja y, también, que los máximos recursos autorizados que pueden usar para hacer campaña se multiplican. Como pueden ver: hecha la ley, hecha la trampa.

El gobierno, por su parte, ha entregado el bono de invierno: bono Apruebo, de acuerdo a la oposición, en un contexto económico de gran complejidad. Hay que decir que parlamentarios de oposición y oficialismo habían levantado esta demanda hace tiempo atrás, siendo catalogados de populistas.

El día después

«Si comenzamos una discusión entre el pasado y el presente,

descubriremos que hemos perdido el futuro».

 Winston Churchill

El plantearse qué pasará el día 5 de septiembre no es un ejercicio especulativo innecesario. Estamos en una crisis económica, cuyas mayores causas son externas al país, pero no podemos olvidar veníamos con más de una década de bajo crecimiento, aunque no comparativamente al resto de la región.

Además, enfrentamos problemas como violencia en la Macrozona Sur, delincuencia y narcotráfico. No hay que olvidar que somos el tercer país exportador de drogas en Latinoamérica, el tercero en consumo de cocaína y hay varios carteles operando en el país. A estas alturas, estos ya son problemas estructurales. Tenemos una sociedad violenta y fracturada, y las elites, nuevas y antiguas, siguen viviendo en una dimensión distinta del resto del país.

La tarea de recomponer tejido social, de tratar de empujar consensos, actuar con pragmatismo y no como poseedores de una verdad revelada, son tareas esenciales del presidente y su gobierno. El presidente Boric tiene conciencia de la labor que le compete, también percibe esto parte de su gabinete. Otra cosa son las fuerzas políticas que la sustentan, donde priman los intereses corporativos y, además, para enredar más la situación, los intereses de cada actor político, cuyo único interés es cómo se perfila para la próxima contienda electoral.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp