Entrevista a Camilo Arenas, director del Festival Encuentro de Danza Pichilemu 2022

Este jueves 20 de octubre se dará inicio a la 3ra versión del Encuentro de Danza Pichilemu. El festival contará con talleres gratuitos, conversatorios y contará con artistas nacionales e internacionales en actividades que se extenderán hasta el sábado 22 de octubre en la capital del surf. Con motivo de este gran evento, El regionalista conversó con su fundador y director, Camilo Arenas.

A.C. Mercado-Harvey*

Este jueves 20 de octubre comienza el Encuentro de Danza Pichilemu en su tercera versión. Dicho festival se extenderá hasta el sábado 22 de octubre y, durante estos 3 días, habrá talleres gratuitos, conversatorios, artistas nacionales e internacionales. También, se premiarán videos de danza y la mejor obra de danza presencial. El jurado de estos concursos estará compuesto por coreógrafos nacionales e internacionales. Además, tendrá espectáculos de danza en la calle Aníbal Pinto, el Centro Cultural Agustín Ross, y el museo exestación de trenes, a un costado de la laguna Petrel. Con motivo del festival, El Regionalista entrevistó a Camilo Arenas, creador y productor del festival, quien es, además, coreógrafo, artista plástico y docente de Pichilemu.

¿Nos podrías dar una breve historia de este festival?

En el 2019 realizamos este proyecto, que tenía como ambición llevar la danza a todos, rescatar el patrimonio natural y cultural de nuestra región y Pichilemu, danzar frente al mar, poetizar la ciudad e invitar a todo el pueblo a ser parte de este evento. De esa manera, poder llevar la danza contemporánea a diferentes lugares donde no tenía acceso o no había costumbre de realizarse. La danza contemporánea reúne danza, teatro y otras técnicas de disciplinas artísticas y confluye, también, con temáticas contingentes. Este año realizamos el tercer Festival Encuentro de Danza Pichilemu, 2022, que se realizará jueves, viernes y sábado (20, 21 y 22) con la temática “La memoria del agua”, que es un tema que nos tiene muy conmovidos, porque tenemos una conciencia regional acerca de la importancia del agua en todos sus sentidos. Nosotros, como seres humanos, somos 70% agua. Tenemos un espectáculo con ese nombre, que viene de Santiago con cuatro bailarines, y cada artista que está programado este año en el festival ha trabajado con el elemento del agua o de la memoria. Dos elementos que se reúnen y nos hacen hablar de la contingencia; por ejemplo, con la memoria en un país que tiene la tendencia a perderla. Cuando hablamos de agua, también podemos imaginarnos los cuerpos flotando en el Mapocho, donde, para el Golpe de Estado, ese río se llenó de cuerpos mutilados, muertos, pero, también, podemos pensar en un pasado anterior a la llegada de los españoles, donde había embarcaciones hechas de lobo de mar y se usaban para ir a buscar productos del mar y se vivía de eso. La memoria del agua es todo lo que conlleva a pensar acerca del futuro, del Calentamiento Global y de este elemento, tan precioso, que se ha convertido en el origen de la vida. Con este festival queremos hacer un llamado de atención a la importancia del agua, y la importancia que tenemos, como individuos, con nuestro porcentaje de agua, que somos parte de esta tierra que late con un mismo corazón. Estamos reuniendo muchos elementos que recogimos desde el 2019 y que queremos seguir trabajando para los años siguientes.

Cuéntanos de tu trayectoria como director de este festival

Desde el 2019, desde el inicio de este proyecto, con la ayuda de la ilustre municipalidad de Pichilemu, que puso los espacios, como el Centro Cultural, y que nos ayudó a gestionar los espacios públicos, desde entonces hasta ahora han pasado muchas cosas: tuvimos el Covid-19. Estuvimos meses, casi el año completo parados pensando cómo llevábamos esto a más personas, cómo poder seguir aportando a Pichilemu, y dando esa posibilidad de que Pichilemu tuviera una ventana abierta hacia otros lugares en América Latina y Europa. Desde el 2019 se han desarrollado muchas cosas y hemos logrado tener un festival que hoy es híbrido, gracias a todas estas contingencias tuvimos que adaptar muchas cosas y, desde ahí, se han ido fortaleciendo y construyendo toda la parte del streaming, lo que ha permitido mostrar el festival a distintas partes del mundo. Nosotros, este año, estamos trabajando con Pichilemu TV, quien va a replicar la transmisión en vivo, además de nuestros canales de Youtube y Facebook, mediante los cuales Pichilemu saldrá al mundo con estas obras que han sido seleccionadas. Tenemos dos tipos de obras que son diferentes y que, por primera vez, van a concursar y que son primero, las obras de videodanza, que se inscriben dentro de los festivales de videodanza que ya existen en Chile y América Latina. Nuestro festival va a dar un premio este año, que se llama “Serpentina”, por una obra que creó la coreógrafa y bailarina norteamericana, Loie Fuller en 1886 y que fue grabada por los hermanos Lumière y así llevada a la imagen del cine, ese es el origen del nombre; nosotros, en homenaje a ella, estamos nombrando nuestro premio este año y que ha sido seleccionado por un jurado destacadísimo con Roberto Matus en Chile, gran cineasta y realizador y director de casting; también, tenemos a Esteban Peña, residente en Niza, coreógrafo y bailarín de trayectoria; tenemos a Sonia Rodríguez, quien ya ha participado como bailarina y coreógrafa en nuestro festival, pero este año va de jurado, ella es de España y es residente en Berlín y nuestra presidente del jurado, Irene Martín que viene desde México y va a estar con nosotros toda la semana. Irene, quien tiene una gran trayectoria como coreógrafa y bailarina y entre otros ha trabajado con grandes de la danza, como Pina Bausch, con quien ha tenido 6 años de colaboración como asistente de coreógrafo. Entonces, la trayectoria personal que yo he tenido ha estado muy vinculada con el festival, con los propósitos y objetivos como director, ya que para mí lo más importante es transmitir y dar una puerta abierta al público en general, pero en particular a los más desposeídos que tienen menos acceso al arte y a la cultura. Creo que Pichilemu es un escenario prestigioso, gracias a su belleza natural y el contexto humano que existe, que permite llevarlo la región de O´Higgins y de ahí a todo Chile, un festival de calidad, a nivel internacional, con invitados nacionales, locales, internacionales y que va creciendo como una gran familia de la danza en el mundo.

En esta tercera versión, ¿qué te motivó a seguir?

Me motiva a seguir pensando que se pueden cambiar cosas. Creo que nos hemos encontrado con una gran barrera, que es la de la administración, no hay un nombre, una persona a quien se pueda acusar, sino una metodología que se ha instalado en Chile, que se desarrolló durante los años de dictadura y que no nos hemos podido sacar, que, en el fondo, trata de impedir y no da fluidez a los proyectos. Para mí, es súper importante evocar esta situación, porque individualmente cada persona que está en organizaciones culturales, a nivel regional y nacional, en diferentes instancias, hay un interés particular por este tipo de festivales. Ellos saben el beneficio que tiene para la población; sin embargo, toda la estructura para poder firmar convenios, desarrollar los diferentes ítems y tener una cronología clara de cómo se desarrolla un evento como este, creo que la manera en la que estamos trabajando está aún demasiado vieja, anticuada. Cualquier país que se pretenda desarrollado, o incluso en vías de, como se dice de Chile, debería tener mecanismos mucho más rápidos y fluidos para realizar este tipo de proyectos y cumplir con las cronologías que son necesarias para ir marcando hitos e ir creando una expectativa en el tiempo para ir realizando un proyecto de tanta envergadura como es un festival. En este sentido, yo continúo como un terco, como una mula, que dice: “no importa, vamos a seguir, vamos a romper el muro, vamos a hacer entender” y es una posición que tiene que ver con los objetivos que nombraba antes, como es que lo más importante es la gente, lo más importante es llevar cultura al pueblo y seguir desarrollando proyectos que, desde la nada, se pueden conseguir porque el trabajo comunitario, de los distintos gestores culturales, de los artistas toman valor cuando tienen objetivos claros como este, de querer desarrollar un festival para mejorar la vida de nuestros jóvenes y niños.

La memoria del agua, ¿qué inspira este concepto?

Voy a volver a responder: inspira querer defender la vida y el elemento agua que en Chile es un problema muy, muy grande. A mí me sorprende que en Chile se pueda aceptar el convenio TTP11 justamente, cuando pensamos que los resultados son catastróficos para algunos recursos naturales como el agua y sobre todo en nuestro país, sabiendo que en 30 años tenemos un calentamiento climático, donde la mayoría del planeta está sufriendo por falta de agua, con unos calores que van sobre los 50 grados es urgente y es urgente no callar, de no quedarse sin decirlo y los que sabemos decir y actuar. Entonces, para nosotros es importante, somos artistas, tenemos un vínculo con el arte que no es solo para la estética, sino que también para evocar conceptos importantes, recordar a la población y alertar. En esta temática de la memoria del agua hay algo muy dulce, muy fluido como es el agua y muy fuerte desde el punto de vista de su defensa y lo que nosotros queremos es crear como alerta como, por ejemplo, en Pichilemu: proteger nuestras playas, proteger nuestras algas, el cochayuyo, proteger nuestros productos del mar, las lapas, etc. ¿Cuánta cantidad de mariscos ha desaparecido en estos últimos 20 años? Desaparecieron lobos de mar que estaban en Punta de Lobos, que, lamentablemente, fueron reemplazados por los surfistas. Hay cosas que decir y recordar, eso.

¿Qué artistas y compañías tienen invitad@s?

Este año tenemos a Karla Trad desde México, ella es una bailarina que viene junto a una realizadora plástica-visual desde Estados Unidos. Tenemos a la directora de un festival en Perú, en Máncora, Ivonne. Además, tenemos a Valeria Aguirre, desde Ecuador, que viene a trabajar con un grupo de bailarinas de Pichilemu en Centro Origen, con un grupo de mujeres fabulosas, que han hecho una creación que se llama “17 minutos” de Valeria y que será presentada durante nuestro festival. Y, también, tenemos artistas de nuestra región como Catalina Fuentes, en un dúo con Rodrigo (no me acuerdo del apellido). Además, Natalia Goicolea y una serie de otros artistas, como Diana Reyes, profesora conocidísima de Pichilemu, que va a presentar un solo y a animar un taller, porque tenemos 3 talleres gratuitos y un conversatorio público. Y tenemos una programación internacional súper variada y hermosa, con propuestas artísticas, muchas desde Francia, Alemania, España, países de América Latina como México, que está muy presente este año y Chile, por supuesto.

Para finalizar, quisiera hacer una invitación a toda la gente de la región y de otras regiones de Chile para venir el 20, 21 y 22 de octubre. Tenemos preparadas lindas cabañas, hermosos restaurantes. Habrá una presentación especial en el restaurante El Cardón, que estará participando este año como empresa privada y vamos a organizar en ese lugar un evento hermoso, con dos presentaciones de danza, una conferencia y mucha videodanza. El viernes en la noche vamos a El Cardón para festejar la programación de este festival y, por supuesto, tendremos el cierre en la plaza Prat, y la apertura oficial en la calle Aníbal Pinto. Así que una gran invitación a todo el mundo, es gratuita, solo necesitan llegar a Pichilemu y poder participar y ser parte de este gran evento, y también invitamos a todo el mundo que no pueda venir a participar a través de nuestros canales de YouTube, vía streaming y también por Pichilemu TV que estará transmitiendo esos días.

* Agradecimiento especial a Flor llic por facilitar esta entrevista.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

No hay seguridad sin soberanía alimentaria
03 diciembre 2022
La poesía es colectiva y leer es vivir dos veces
03 diciembre 2022
La frivolidad de Boric
03 diciembre 2022
A propósito del monumento a Aylwin y “la política de lo posible”
03 diciembre 2022
Lanzamiento del libro "Carga viva"
27 noviembre 2022
Editorial
26 noviembre 2022