Sewell, testigo de un siglo de lucha en la montaña

A 2.300 metros sobre el nivel del mar, al oriente de Rancagua, se construyó un pueblo en plena cordillera, sede de sueños, familias, amores, negocios cuyos ecos resuenan en una cincuentena de edificios, hoy Sitio Patrimonial de la Humanidad.

Sewell, en la ladera del cerro Negro, inició su construcción el mismo año del comienzo de la producción industrial a gran escala del mineral, en 1905. Ese año, se instalaron las primeras faenas de los inversionistas norteamericanos, liderados por William Braden.

Sin embargo, fue sólo en 1915 cuando el poblado recibió el nombre de Sewell, en homenaje a Barton Sewell, fallecido ese año, ejecutivo de la Braden Copper, la sociedad inversora dueña del mineral.

La necesidad de dar habitación a un grupo cada vez mayor de personas, dio pie a un sistema constructivo en madera sobre la base deL “balloon frame” y “platform frame”. A partir de estructura de pino de oregón, cubiertas en calamina y estuco sobre malla, se pudo dar ejecución rápida a edificios habitacionales de hasta 2 pisos en el barrio americano y entre 5 y 9 pisos en los camarotes para obreros.

En torno a los camarotes, se levantaron hitos convertidos en el tiempo en referentes para la población: la plaza Morgan, la Escuela Industrial (actual Museo de la Minería), la plaza del Teatro, la plaza del Obrero del Cobre en Punta de Rieles, el Teniente Club y, en la proximidad, el puente Rebolledo.

El abandono del campamento comenzó en 1969, cuando se dio el vamos a la operación Valle, que reubicó a miles de familias en las poblaciones El Manzanal, Manso de Velasco, Urmeneta, en Rancagua.

En su momento de mayor densidad poblacional, tuvo 15 mil habitantes.

Hoy se conservan unos 50 edificios, siendo la mayor parte industriales y una proporción, habitacionales.

En 1998, Sewell fue declarado Monumento Nacional y en 2006, la UNESCO le dio el título de Sitio del Patrimonio Mundial en reconocimiento a su historia, método constructivo, carácter de ciudad minera y la construcción social que, por décadas, protagonizaron miles de sewellinos y sewellinas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

El despojo del Wallmapu en la pluma de Patricio Manns
15 octubre 2021
Constituyentes de O’Higgins: armonía y trabajo territorial
15 octubre 2021
El caprichoso trazado de Convento Viejo en su paso por Lolol
15 octubre 2021
El periodista del poder y sus 10 frases célebres en Pichilemu
15 octubre 2021
Testimonio de un preso del estallido: forzado a declararse culpable
15 octubre 2021
Los Diez Cerros Emblemáticos de O´Higgins
15 octubre 2021