¿Alguna vez estuvieron los niños primero?

Por
Maria Angeles Sobarzo Le Roy
Tania Eloisa Romero Villavicencio
PhD (c) Carla Herrera Labra
Luis Orlando Retamal Retamal

Estudiantes de Magister en Gerencia y Politicas Públicas de la Universidad de Santiago

El presidente Piñera inauguró su gobierno hace más de 3 años con el eslogan “los niños primero”. En plena pandemia, con unas estadísticas que tienen a medio país en fases 3 ó 4 del Plan Paso a Paso, una educación funcionando presencialmente a medias y con los temas de fondo de infancia y adolescencia aún sin resolver, es oportuno preguntarse si alguna vez, los niños estuvieron primero.

El hecho es que la celebración de un nuevo Día del Niño tendrá de telón de fondo la pandemia y, por cierto, la singular apertura de las restricciones sanitarias que tienen más que ver, aparentemente, con el salvataje de la economía, que con las necesidades sanitarias de la población. Nos hacemos la pregunta: ¿alguna vez estuvieron los niños primero? Sabemos que éste fue eslogan de campaña del presidente Piñera que usó también al comienzo de su gobierno, acompañado de esfuerzos por poner el tema en la agenda, como por ejemplo la mesa de trabajo cuyo objetivo principal fue construir el “Acuerdo Nacional por la Infancia”.

De aquellos días de colaboración transversal y abrazos optimistas con promesas de que las necesidades de nuestros niños, niñas y adolescentes de la nación (en adelante NNA) sí se pondrían primero a la fila, al parecer solo quedan los recuerdos.

Pero, para ser justos, el problema de la niñez no sólo es de este gobierno o de estos últimos 30 años. No se puede dejar de mencionar que los avances en la materia siempre han sido escasos y lentos, en un país que ya en su época colonial tenían a niñas y niños completamente invisibilizados, donde hoy cada año más de 20 mil niños y niñas que nacen en Chile no son reconocidos por un padre. En fin, vivimos en un país que nos sorprende con un aumento de un 2,6 % en la desnutrición infantil en Chile, según datos del Mapa Nutricional 2020 y que, por cierto, aun no cumple con solucionar la gran crisis de instituciones como el Sename.

Los niños primero, suena tranquilizador, pero ¿será así? En relación con las promesas realizadas por el gobierno en los temas de Infancia y Juventud, la Fundación Ciudadanía Inteligente comparó la brecha entre promesas realizadas y su cumplimiento mediante el proyecto “Del dicho al hecho”:

Se generaron 8 promesas sobre infancia y juventud

  • Subvención para la educación parvularia
  • Subvención para niños y niñas con necesidades especiales
  • Creación del Servicio de Protección a la Infancia
  • Modificación de la Ley de Adopciones
  • Mejora del sistema residencial
  • Promoción de una agenda de prevención del abuso sexual infantil y acompañamiento a las víctimas y sus familias
  • Sanción de la violencia contra la infancia a través de las redes sociales e Internet y
  • Creación del Servicio de Acción Joven.

De éstas, en 2018 sólo se cumplió la promesa de mejorar el sistema residencial, ya que se promulgó una ley. Sin embargo, otras 5 promesas se encontraban en proceso y 2 sin ningún avance. En resumen, sólo un 41% de avance de la ejecución de lo comprometido.

Los niños primero, eslogan con que el gobierno inició su primer año, suena tranquilizador, pero ¿será así? De las 8 promesas anunciadas por el gobierno en el marco de ese eslogan, a la fecha y faltando sólo tres meses para la elección presidencial, sólo se había avanzado un 64%.

Luego, en 2019 se avanzó en una segunda promesa, la agenda de prevención del abuso infantil con la ley que declara imprescriptibles los delitos sexuales contra menores, lo que permitió avanzar en un 51% de cumplimiento del programa.

Durante 2020, la creación del Servicio de Protección a la niñez -con vigencia sólo el 1 de octubre de este año- significó completar la tercera promesa de Gobierno. Sin embargo, en este ámbito empiezan a presentarse nudos críticos: la capacidad de las áreas técnicas y de personas calificadas en temas técnicos y la desvinculación de profesionales en la materia. La subvención para niños con necesidades especiales y la creación del Servicio de Acción Joven siguieron sin avances ese año, y las 3 promesas restantes tuvieron avances, con lo que se alcanzó un cumplimiento del 64%.

SENAME e impacto de la pandemia

El Sename sin duda se ha transformado en el paradigma de cómo le hemos fallado a NNA.

En esa línea, resulta sintomático que la primera subsecretaria de la Niñez, Carol Bown, de la subsecretaría recién implementada, nacida con grandes retos para establecer una institucionalidad robusta para los NNA, haya dado un paso al lado, priorizando ir a la elección de convencionales.

Hoy en el epílogo del actual ciclo político, caracterizado por una revuelta social iniciada y liderada por adolescentes que actuaron como agentes claves de un proceso de cambios estructurales, es muy legítimo preguntarse si realmente alguna vez han estado los niños primero.

Por último, no podemos pasar por alto la información entregada por el Gobierno hace unos días al Congreso, sobre 2.000 hogares del país con niños, niñas y adolescentes que perdieron a su padre, madre o incluso a ambos a causa de la pandemia de COVID-19.

Nos encontramos con un universo creciente de NNA con un impacto profundo y negativo cuyos resultados en el medio y largo plazo estamos lejos de vislumbrar. Esa realidad, implica problemas socioemocionales pero también económicos para l@s afectad@s, ya que el mismo estudio menciona que de esos hogares el 70% corresponde al 40% de la población más vulnerable. En esa línea, la Cámara de Diputados aprobó un proyecto con medidas de protección a quienes hayan perdido a uno o ambos padres a consecuencia del virus COVID-19, lo que estimamos es sólo el comienzo de una tarea que, como Estado, no podemos dejar pendiente.

Hoy en el epílogo de este ciclo político, caracterizado además por una revuelta social iniciada y liderada por adolescentes que actuaron como agentes claves de un proceso de cambios estructurales, es muy legítimo preguntarse si realmente alguna vez han estado los niños primero.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

El despojo del Wallmapu en la pluma de Patricio Manns
15 octubre 2021
Constituyentes de O’Higgins: armonía y trabajo territorial
15 octubre 2021
El caprichoso trazado de Convento Viejo en su paso por Lolol
15 octubre 2021
El periodista del poder y sus 10 frases célebres en Pichilemu
15 octubre 2021
Testimonio de un preso del estallido: forzado a declararse culpable
15 octubre 2021
Los Diez Cerros Emblemáticos de O´Higgins
15 octubre 2021