Pandemia: cierre de fronteras a la chilena y consejos para el viajero

Después de tres meses de cierre de fronteras, l@s chilen@s buscan destinos que les hagan olvidar confinamiento, máscaras y toques de queda. Sin embargo, un plan en Estados Unidos es tan difícil como que la variante Delta que allí prolifera, no tiene en nuestra vacuna Sinovac su bala de plata.

Por Alicia C. Mercado-Harvey

Después de tres meses de cierre, las fronteras se abrieron sólo para chilenos con pase de movilidad. Tiene sentido, es lo que han hecho otros países, aunque muy pocos mantienen sus fronteras cerradas como Chile.

Sin embargo, las cosas se siguen improvisando y se hacen a medias. Los chilenos saldrán a contagiarse con la variante Delta, ya que el 70% de la población está vacunada con Sinovac que solo da una protección de un 20% contra esta variante, mientras que la Pfizer protege en casi un 90%.

Peor aún, se eliminó el requerimiento de hotel al retorno, el cual se mantiene para los pocos extranjeros que pueden entrar con trámite consular o por excepción al decreto 102. La mayor parte de estos escasísimos extranjeros que viajan a Chile están vacunados con las vacunas más efectivas contra este virus (Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson y Astra Zeneca), por lo tanto, son castigados con el hotel. Como si el virus discriminara por nacionalidad.

Sí hace una tremenda diferencia la vacuna que se tenga; no el país de origen. Los chilenos saldrán a estimular la economía de Estados Unidos, Brasil, y países europeos (destinos preferidos de los viajeros). Mientras tanto, el sector del turismo chileno sigue languideciendo por la falta de pasajeros provenientes de otros países. La medida es bastante absurda, si se toma en cuenta que otros países (mayormente europeos) han ideado exitosos métodos de entrada para extranjeros vacunados. Los documentos de vacunación no son fáciles de adulterar y muchos tienen códigos QR. Así todo, el ministro Paris declaró que la OMS tiene que buscar un modo de homologar vacunas. Después de meses del pase de movilidad, finalmente se anunció que va a comenzar el proceso de validación de vacunas puestas en el extranjero, porque se habrán dado cuenta que Chile no es una isla y que somos muchos los que nos vacunamos afuera con una vacuna más eficaz, pero que no tenemos pase de movilidad. Esperemos que este sea el comienzo para abrir el turismo de extranjeros vacunados, porque la industria turística está con ventilación mecánica hace mucho.

Tome nota si va a EE UU

Viajar en tiempos de Covid no es para nada placentero. No lo recomiendo, a menos que sea por necesidad o urgencia. Si usted desea viajar al estado de Florida u otros dentro de Estados Unidos tenga en cuenta que corre un riesgo muy alto de contagiarse con la variante Delta, a menos que esté vacunado con Pfizer o Astra Zeneca. Yo no viajaría a ningún lado si tuviera Sinovac.

En el intertanto muchos chilenos fatigados por el encierro, los toques de queda y el uso de mascarilla hasta para salir al negocio de la esquina, compran pasajes para países que no tienen ninguna restricción. Hablemos del peor de todos: Estados Unidos. A diferencia de Chile que ha llegado al 80% de la población objetiva con vacunación completa, USA tiene apenas el 50% de sus ciudadanos (incluyendo adolescentes) con ambas dosis. Esto ha significado más gente hospitalizada y muriéndose que con el virus original en el estado de Florida, destino preferido de muchos viajeros por las playas y Disney World.

Por eso, el que quiera ir al parque del ratón Mickey debe tomar muy en serio el uso de mascarilla KN95 (las otras son menos eficaces en espacios cerrados) y debe comprarlas en Chile, porque en Estados Unidos son escasas y caras. Ni decir el uso de alcohol gel, ya que hay que tocar barras metálicas, cinturones de seguridad, etc. También debe tomar en cuenta que el PCR es carísimo: cuesta 160 dólares (alrededor de ciento veinte mil pesos chilenos) en el Orlando Convention Center.

La situación en Florida es tan mala que hay hospitales operando a capacidad máxima y otros sin camas UCI. Florida tiene más o menos la misma población que Chile: 19 millones de habitantes. Imagínese lo que es tener sobre los 21 mil casos diarios. En Chile eso es impensable. En Florida es la realidad, más un gobernador de extrema derecha que ha prohibido que colegios y universidades ordenen el uso de mascarillas bajo amenaza de quitar fondos estatales para esas instituciones. También prohíbe requerir vacunas a estos planteles educacionales. El resultado ya se está viendo con niños hospitalizados y muertos. Y eso que el año escolar no comienza todavía.

Otro punto importante a considerar es que para salir de Chile hay que tener el pase de movilidad habilitado. Esto significa que deben haber pasado 15 días desde la segunda vacuna y los menores de edad no vacunados no pueden viajar. La situación llega al absurdo que personas que quieren salir de Chile para vivir en otro país o regresar a su país de origen con menores no vacunados deben pedir permisos que son negados una y otra vez. Viajar se ha convertido en una pesadilla. Doy fe, lo he hecho debido a que tengo doble nacionalidad y doble residencia. No viajo de vacaciones, sino de hogar a hogar. En el último viaje tuve que pedir el permiso por Comisaría Virtual porque, pese a estar vacunada, Minsal no ha activado el proceso de convalidación de vacunas. Debo ser justa en reconocer la rapidez del permiso que demoró exactamente 24 horas, pese a que se requieren 72 horas en la página web.  

Mejor viajar dentro de Chile

Si tiene ganas irrefrenables de viajar, hágalo dentro de Chile. Es cierto que es más caro, pero no solo es más seguro, sino que estará estimulando la economía local y ayudando a las agónicas pymes del área turística

Viajar en tiempos de Covid no es para nada placentero. No lo recomiendo, a menos que sea por necesidad o urgencia. Si usted desea viajar al estado de Florida u otros dentro de Estados Unidos tenga en cuenta que corre un riesgo muy alto de contagiarse con la variante Delta, a menos que esté vacunado con Pfizer o Astra Zeneca. Yo no viajaría a ningún lado si tuviera Sinovac. Las autoridades del CDC (equivalente al Instituto de Salud Pública) han dicho que aquellos no vacunados se contagiarán irremediablemente. Imagínese el panorama para quien tiene una vacuna que lo protege en un 20% contra esta variante y que lo previene de morirse en un 86%; no un 100% como Pfizer o Aztra Zeneca. Ante tal escenario, piénselo dos veces antes de embarcarse en un avión a un país infestado de un virus altamente contagioso. Demás está decir que estar enfermo de Covid es miserable y es una ruleta rusa, no se sabe si será grave hasta que se tiene. De eso también doy fe.

Si tiene ganas irrefrenables de viajar, hágalo dentro de Chile. Es cierto que es más caro, pero no solo es más seguro, sino que estará estimulando la economía local y ayudando a las agónicas pymes del área turística. Cuando se trata de paisajes, Chile tiene de todo. No hay playas tropicales paradisíacas, pero hay desierto, playa, glaciares, centros de esquí, etc. No por nada el turismo extranjero llegaba en hordas antes de la pandemia. Ni decir las viñas de nuestra Región, que tiene algunos de los mejores tintos del mundo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

El despojo del Wallmapu en la pluma de Patricio Manns
15 octubre 2021
Constituyentes de O’Higgins: armonía y trabajo territorial
15 octubre 2021
El caprichoso trazado de Convento Viejo en su paso por Lolol
15 octubre 2021
El periodista del poder y sus 10 frases célebres en Pichilemu
15 octubre 2021
Testimonio de un preso del estallido: forzado a declararse culpable
15 octubre 2021
Los Diez Cerros Emblemáticos de O´Higgins
15 octubre 2021