Primarias: El drama de Unidad Constituyente

Primarias convencionales en medio de la tormenta: crónica de un (probable) desastre anunciado

Por Edison Ortiz

En un sábado bendecido por la lluvia, no está claro que las primarias de Unidad Constituyente infundan una energía milagrosa a la coalición. Y tampoco está claro cuál de l@s candidat@s que triunfe en esta primaria será más cómodo para el postulante a la presidencia de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric.  

El título no es solo metafórico. Y no se debe sólo a las circunstancias en que se llegó a una primaria que nadie quería, con candidatos/as que ganaron primarias internas (Rincón y Muñoz) pero que no estarán en la papeleta de este sábado. Ni se debe a que tampoco estarán otros que habían manifestado su interés en competir, como Insulza o Elizalde, a los que “el dedazo” los dejó fuera de carrera. Serán unas primarias con otros rostros, como Narváez o Provoste, quienes sin pasar por ningún filtro democrático, sí estarán en el voto. Ni será la cuota de estoicismo de un aspirante como Carlos Maldonado que resistió hasta llegar al final lo que justifica el título de esta columna. Es porque, de acuerdo, a los pronósticos del tiempo, literalmente se realizarán en un día con mucho temporal. Una primaria que no tiene amparo legal y sobre las que existen serias dudas respecto de la cantidad de electores que lograrán movilizar en medio de un aguacero de esos que han sido tan escasos en los últimos años.

Tal vez para Unidad Constituyente, la mejor solución para todos sea que pase luego el sábado y junto con él, se vaya también la tormenta.

Cómo se llegó a un camino sin salida, o la necesaria eutanasia de la ex Concertación.

Estas primarias salieron con fórceps. Se realizarán en una esfera pública cuyo telón de fondo tiene una temperatura que está en consonancia con el cambio climático y con una sequía política –coherente también con el clima- que ya lleva años incubándose en la ex Concertación. Porque en el conglomerado que lideró los primeros 20 años de la transición no hubo nunca, salvo honrosas excepciones, voluntad para oxigenar y ventilar organizaciones oxidadas y con mucho moho acumulado.

Es un período también marcado por una dirigencia del sector que está lejos de la estatura política de los liderazgos que hicieron la transición y cuya expresión gráfica fueron las chambonadas –Elizalde, Carmen Frei, por ejemplo-, que concluyeron con la coalición sin primarias legales, mientras un imperturbable Carlos Maldonado esperaba en las afueras del Servel, por si acaso.  

La irrupción de Yasna Provoste –la no candidata– terminó por darle algo de oxígeno a un conglomerado en shock, sin iniciativa política y con candidaturas presidenciales –Maldonado, Rincón, Muñoz y Narváez – que luego de meses de exposición marcaban entre 0 y 2% en las diversas encuestas. Así fue posible organizar esta consulta, a última hora y, en especial, luego de la contundente participación que hubo en las primarias legales de Apruebo Dignidad. Y así fue como se configuró este escenario del sábado 21/8 que, faltando sólo un día para su realización, tiene mucho de tempestad, nubarrones y dudas respecto de los niveles de participación o los recintos de votación.    

¿Provoste o Narváez?

En un escenario como el ya indicado es difícil pronosticar cuál será el resultado del sábado. Si bien la senadora por Atacama, luego de una buena gestión como presidenta de la Cámara Alta y muy alejada del PDC, partió con mucha ventaja al punto de desplazar, sin hacer ningún esfuerzo, a la candidata oficial Ximena Rincón, su performance se enturbió por la aparición de dos rostros. No se sabe aún con qué afán, Jorge Burgos, un viejo estandarte DC anti-reformas, anunció su candidatura y luego irrumpió como vocero suyo otro dinosaurio, Jorge Pizarro. Con ese trasfondo, no sabemos si la reciente proclamación de la Junta Nacional será un aliciente final o un salvavidas de plomo.

La performance de Provoste se enturbió por la aparición de dos rostros. No se sabe aún con qué afán, Jorge Burgos, un viejo estandarte DC anti-reformas, anunció su candidatura y luego irrumpió como vocero suyo otro dinosaurio, Jorge Pizarro.

Se comenta que no ha andado bien en los debates y según encuestas y expertos, su pretensión ha ido de más a menos, aunque no hay que subvalorar la maquinaria interna del PDC que, desgastada y todo, aún funciona. Podría ganar, pero no con el resultado contundente que se pensó originalmente.

Caso contrario, al parecer, ha sido el de Paula Narváez quien llegó hasta allí no solo por el dedazo de Michelle Bachelet, sino también como exigencia de un colectivo de mujeres, en especial, socialistas que fueron influyentes en el gobierno anterior, y por la ineficacia política de una dirigencia PS anulada y sumida en la micropolítica, que quedó nocaut luego del pronunciamiento de Bachelet. Ha andado bien en los debates y su performance ha estado por sobre la de Provoste, tanto que si de verdad la maquinaria del PS que la apoya se la juega por su candidatura –la otra mitad ya se fue con Boric– podría dar una sorpresa este fin de semana.

Y si bien Maldonado aparece como el patito feo de esta consulta, huérfano de apoyos, propietario de un estoicismo casi religioso, pero en tiempos en que una fracción importante del electorado vota contra toda lógica, podría dar alguna que otra sorpresa inesperada pero nunca cómo para imponerse. Después de todo Maldonado es “Mal-donado”, se dice en pasillos.

¿Qué triunfo en Unidad Constituyente favorece las aspiraciones de Boric?

El trasfondo político es muy combustible, con Sichel instalándose con fuerza (aunque en el contexto de encuestas que cada vez pronostican menos), y con un Gabriel Boric que se ha ido desdibujando luego de su contundente triunfo en Apruebo Dignidad y a quien no le resultará fácil pasar a segunda vuelta, más aún cuando hay varios candidatos de este sector reuniendo firmas para estar en la papeleta de noviembre. En ese contexto, cobra mayor relevancia qué triunfo le acomoda más en la elección de este sábado. Y sobre este punto no existe unanimidad.

Algunos creen que al candidato del Frente Amplio le viene bien el triunfo de Provoste pues no dañaría su línea de flotación electoral, ya que la aspirante DC llega a un mundo que, mayoritariamente, no vota por la izquierda y que en ese sentido podría perjudicar más bien al candidato de Chile Vamos.  En sus huestes ven con buenos ojos que la senadora se erija como la triunfadora este fin de semana pues perciben que de levantarse como ganadora la candidata del PS-PPD, Paula Narváez, ella sí haría un daño mayor a las aspiraciones del diputado por Magallanes.

En cambio, no son pocos quienes piensan que el triunfo de la senadora sumaría mucho voto responsable del electorado PS-PPD-PC que no ve con buenos ojos la crisis actual de la política y donde el representante del FA es visto, como un candidato estilo coca-cola sin mucha sustancia, en un conglomerado político donde abundan los partidos taxi –en el coche caben todos sus dirigentes y militantes – sin una concepción estratégica del país y donde no se garantiza gobernabilidad alguna.

De cualquier modo, en uno u otro sentido, la tormenta pasará este sábado…

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

El despojo del Wallmapu en la pluma de Patricio Manns
15 octubre 2021
Constituyentes de O’Higgins: armonía y trabajo territorial
15 octubre 2021
El caprichoso trazado de Convento Viejo en su paso por Lolol
15 octubre 2021
El periodista del poder y sus 10 frases célebres en Pichilemu
15 octubre 2021
Testimonio de un preso del estallido: forzado a declararse culpable
15 octubre 2021
Los Diez Cerros Emblemáticos de O´Higgins
15 octubre 2021