La amenaza de la variante Delta

La situación epidemiológica ha mejorado mucho en Chile. Sin embargo, no hay que descuidarse porque la variante Delta ya tiene propagación comunitaria en casi todo el país, incluyendo la región de O’Higgins. Las autoridades deben tomar medidas más efectivas en el control de pasajeros, como la obligatoriedad del hotel hasta el resultado del segundo PCR para todos los viajeros, sin excepciones. Esta variante está causando estragos en Florida, Estados Unidos, uno de los destinos preferidos de los chilenos. El llamado es a no bajar la guardia, seguir vacunándose y cumplir las cuarentenas, si se viaja al exterior. 

Por A.C. Mercado-Harvey

Por estos días hay motivos para celebrar el logro no menor de tener inmunidad de rebaño en Chile. Con el 85% de la población vacunada con ambas dosis y una positividad de 0,83%, la cifra más baja de toda la pandemia, deberíamos estar festejando el fin de la Covid-19 en nuestro país. Lamentablemente, no es así porque ya tenemos circulación comunitaria de la variante Delta.

Usted en su casa se preguntará ¿y qué me importa si yo estoy vacunado y tengo mi pase de movilidad? O yo vivo en región, ¿por qué me debería preocupar? Según las últimas informaciones de la Seremi de Salud de O’Higgins, ya hay 43 casos relacionados a la variante Delta en doce comunas de nuestra región. El que no vive en Rancagua pensará que no debe preocuparse, pero tampoco es así. En Rancagua hay 12 casos confirmados y 7 de ellos probables Delta, en Malloa hay 4, en Olivar son 3, en Chépica, Machalí, San Vicente y Paredones 2, en Coltauco, Mostazal, Pichidegua, Requínoa y San Fernando 1. Según la autoridad regional, hay 16 casos Delta confirmados, todos bajo estudio epidemiológico y en aislamiento. También se confirmó que los casos corresponden a brotes comunitarios no relacionados entre sí.

Está claro que a poco más de dos meses de la paciente 0 que llegó a San Javier, la variante Delta se ha propagado con la lentitud de una tortuga, eso por el uso de mascarillas, las medidas de auto cuidado y por efectos de la vacunación. Sin embargo, es sabido que la vacuna Sinovac, que tiene puesta el 70 % de los chilenos, no da gran protección contra esta variante. Por eso es importante no bajar la guardia y no pensar que por estar vacunado se está a salvo del contagio. Eso pensó el gringo promedio y la realidad le golpeó duramente. A diferencia de Chile, en Estados Unidos poco más del 50% de la población está vacunada con dos dosis, razón por la cual la variante Delta está matando a más personas que la cepa original del Covid-19. Lo peor de todo es que se están enfermando los niños, con récord en hospitalizaciones y muertes, principalmente en estados sureños.

Veamos el caso de Florida, el epicentro del desastre. Nuevamente, usted se preguntará ¿y a mí en qué me afecta? Le cuento que indirectamente sí le afecta, porque muchos de los viajes al extranjero son a dos destinos dentro del Estado de Florida: Disneyworld en Orlando y Miami. Usted podrá pensar que el uso de la mascarilla protege al viajero y así evita el contagio. En muchos casos sí, pero el gran problema es que en Florida no hay obligatoriedad de usar mascarillas y hay gran cantidad de personas que son anti vacunas y anti mascarillas. Ya sabemos que en espacios cerrados aunque use mascarilla, si los demás no lo hacen, el riesgo es grande con este virus y más con una variante mucho más contagiosa. Entonces, todos esos chilenos que van al mall en Miami o a un centro comercial en Orlando están corriendo un gran riesgo de llevarse un suvenir no deseado.

Las autoridades insisten en que están fiscalizando que las personas hagan la cuarentena en la casa, pero todos sabemos que Minsal no puede fiscalizar casa por casa a cada viajero que retorna. Una medida mucho más lógica y sugerida por el Colmed es enviar a todo el mundo a un hotel, tenga pase de movilidad o no. Lo absurdo es exigir 5, 7 o 10 días en un hotel; con 3 basta y sobra uno. ¿Por qué doy este número? Porque el PCR que se toma en el aeropuerto demora 48 horas en estar listo. No tiene ningún sentido tener al pasajero más días en un hotel. Si da negativo, cumple el resto de la cuarentena en casa; si da positivo, en una residencia sanitaria y se hace secuenciación por Delta.

Volvamos a la situación de la variante Delta en Estados Unidos y luego a nuestro país y región. Un aspecto muy preocupante es que esta variante está provocando el mayor número de hospitalizaciones pediátricas que se ha visto en ese país y, además, ha provocado muertes en niños, cosa que con la cepa original era muy rara. Agregado a ello está el hecho que el gobernador Ron DeSantis, un republicano trumpista extremo, ha prohibido que colegios y universidades puedan exigir el uso de mascarillas, y tampoco ha dejado que las vacunas se hagan obligatorias entre profesores y alumnos. Eso en un contexto de positividad de sobre el 20% con más de 25.000 casos diarios. Así todo, los colegios y universidades están abiertos y se contagian niños y profesores a diestra y siniestra.

En Chile, el Ministerio de Educación está intentando ser como los republicanos en Estados Unidos y obligar a niños y profesores a volver a clases, cuando la mayor parte de los niños no están vacunados y hay una variante como la Delta en el horizonte. El dictamen 58 del 31 de agosto de la Superintendencia de Educación define que los establecimientos “que prestan servicios educacionales deberán encontrarse abiertos de manera tal que, presentándose algún párvulo o alumno que requiera la prestación del servicio educacional en modalidad presencial, pueda acceder a él de manera regular y sin inconvenientes de ninguna naturaleza”. Bajo las condiciones epidemiológicas actuales se puede regresar a clases sin tanto riesgo, pero eso podría cambiar rápido si la variante Delta se convierte en la cepa dominante este mes, como han profetizado algunos especialistas del área de salud.

Por eso el llamado es a no descuidarse, a no sacarse la mascarilla, porque es el único medio de protección junto con la vacuna. Si viajó al estado de Florida, de Oregón, de California y a todos los del sur de Estados Unidos, al regreso haga la cuarentena efectiva, no mande a sus hijos al colegio por esos días. Ninguna precaución es poca. Se viene el dieciocho y se podrá viajar, hágalo porque estimula el turismo nacional, pero no se descuide. Y sobre todo, vacúnese; Bill Gates no ha implantado ningún chip en nada. Si hoy tenemos las cifras que conocemos en Chile es precisamente por la vacunación masiva. Sigamos en eso y más temprano que tarde nos libraremos de este odioso virus.      

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

1 comentario en “La amenaza de la variante Delta”

  1. Pingback: Editorial 03 Sept. 2021. - El Regionalista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

El despojo del Wallmapu en la pluma de Patricio Manns
15 octubre 2021
Constituyentes de O’Higgins: armonía y trabajo territorial
15 octubre 2021
El caprichoso trazado de Convento Viejo en su paso por Lolol
15 octubre 2021
El periodista del poder y sus 10 frases célebres en Pichilemu
15 octubre 2021
Testimonio de un preso del estallido: forzado a declararse culpable
15 octubre 2021
Los Diez Cerros Emblemáticos de O´Higgins
15 octubre 2021