El rol crítico de los medios con las redes de poder

En diálogo con El Regionalista, Mirko Macari releva lo que ha sido un punto central en su trayectoria en medios de su comunicación: criticar las redes de poder, romper con un periodismo pacato que no cuestiona ni es inquisitivo.

Por Edison Ortiz

El Regionalista conversó con el emblemático Mirko Macari, periodista, profesor universitario, ex director de El Mostrador y trayectoria en El Mercurio y la Nación Domingo. Macari, también columnista e impulsor de La Cosa Nostra junto con Alberto Mayol y Darío Quiroga, durante el primer gobierno de Piñera llegó a ser director del diario gubernamental La Nación por unas horas antes que recibiera el veto unánime de la UDI. Se define a sí mismo como “periodista, speaker, observador inquieto. Lo esencial es invisible a los medios”.

El Regionalista sostuvo un diálogo con el conocido periodista en la previa a la conversación que sostendrá este sábado 9 de octubre con el equipo de este medio regional.

El siguiente es el tenor del encuentro con el destacado periodista.

¿En qué esta Mirko Macari hoy?

Bueno, como tú sabes, abandoné la prensa, hoy tengo una empresa de comunicaciones, estoy además en La Cosa Nostra junto a Alberto Mayol y Darío Quiroga donde nos divertimos mucho; tengo, además, un programa, Comando Jungla, en que comparto tribuna con Jorge Pirincho Navarrete, Camilo Feres y Gonzalo Müller y un programa en Radio El Conquistador todos los días a las 19.00 horas. Me divierto harto, cada día es un desafío cuando se está innovando.

¿Cómo le ha ido al emblemático ex director de El Mostrador que marcó toda una época en el análisis de coyuntura? Recuerdo que alguna vez, durante Bachelet 2, un inquilino de palacio me dijo una frase que me caló harto: “está más asustado que subsecretario abriendo el computador para leer El Mostrador.” Marcaste, con tu equipo, una época de la política chilena.

Sí, son experiencias que te van aportando mucho en tu carrera profesional y en ese sentido el diario electrónico me permitió cerrar un ciclo en los medios escritos que empezó en El Mercurio, siguió con la Nación Domingo y finalizó con El Mostrador.

Estoy ahora en un cambio de ciclo, estoy contento haciendo cosas nuevas en la conversación y análisis del proceso político.

Siguiendo la pregunta anterior, ¿qué significó para ti haber dirigido El Mostrador en su mejor época?

Claro, El Mostrador fue muy influyente, se anticipó al proceso político que vivimos hoy. Fue un medio crítico de las redes del poder – lo que, en su oportunidad, llamamos el partido del orden-, de las lógicas de la elite. El diario, con un estilo franco y directo, que a veces no se entendió, se anticipó   a lo que la mayoría de los medios hacen hoy: ser críticos del establishment.

En ese sentido El Mostrador fue el primer medio que rompió con las lógicas de la transición, con un periodismo pacato que no inquiría al poder, que no lo cuestionaba. En ese sentido me siento muy contento, pues el diario se anticipó a una época, y reflejó muy bien el mundo que moría y el que empezaba a nacer a partir de un parto doloroso.

Respecto de uno de tus últimos emprendimientos más exitosos, la Cosa Nostra, ¿cómo nace?

La Cosa Nostra, también es pionera. Recuerda tú que el primer podcast lo hicimos el 8 de octubre de 2019, apenas diez días antes que se produjera el estallido social. En ese sentido, el programa acompañó el proceso con mucha reflexión, muy pausada que fue más allá del momento instantáneo de la foto emblemática, de lo que quedó en nuestras retinas. La Cosa Nostra conectó con una audiencia que tenía mucha energía, que estaba en el ambiente y que el programa supo interpretar y acompañar, en un momento en que el país se repolitizaba y donde la ciudadanía requería insumos para procesar todo lo que estaba pasando. Eso fue el valor mayor de La Cosa Nostra.

Mirko, con tu experiencia periodística ¿qué se puede predecir sobre el futuro?

Bueno, estamos enmarcados en el contexto de una elección presidencial cuyos datos no cambiarán mucho, pero cuyo último ciclo estará marcado por esto que los medios comenzaron a difundir el domingo, los pandora papers y las inversiones en paraísos fiscales. Lo anterior no cambiará el resultado que se prevé –Boric, presidente– pero sí va a reconfigurar a la derecha. Kast está en eso, darle a un sector político en la incertidumbre y en el naufragio, un cierto piso, un cierto rumbo hacia dónde ir, en un escenario marcado fuertemente por el desplome de la institución de la figura presidencial, el fin de la constitución de 1980 y el reordenamiento político en el contexto de una crisis global – crisis social, política y económica –. En particular, de una economía golpeada por la crisis china, el agotamiento después de la pandemia de una cierta manera de hacer las cosas, de producir el ciclo de distribución de los suministros y por los nuevos desafíos para hacerlo. Es un momento muy interesante por el que está pasando la humanidad. Hay que tener los ojos y sentidos muy abiertos para procesarlo bien. Es un mundo de mucho cambio, de mucha transición el que se viene.

Hoy, cuando se está rediscutiendo el modelo oligárquico-centralista, cuando las regiones comienzan a aflorar como expresión de la diversidad territorial del país, creo que se hace muy necesario contar con medios que hablen desde allí.

Como te lo he comentado en varias ocasiones, ya que te he hecho llegar sus diversos números, fundamos el periódico local El Regionalista con varios periodistas y algunos colaboradores. ¿Qué opinión tienes de este medio que nace desde la provincia?

Hoy, cuando se está rediscutiendo el modelo oligárquico-centralista, cuando las regiones comienzan a aflorar como expresión de la diversidad territorial del país, creo que se hace muy necesario contar con medios que hablen desde allí. Aplaudo El Regionalista, allí hay un gran emprendimiento en un escenario donde todos sabemos cómo nace un medio, pero nadie sabe hasta dónde llegará, en un contexto en que casi toda la prensa digital y tradicional trabaja con recursos insuficientes.

Me parece que en ese sentido El Regionalista partió bien, con un formato moderno, que habla desde la diversidad de los territorios pero que no esquiva los grandes temas país, como la Convención Constitucional, la desigualdad, la elección presidencial, la inmigración, la corrupción en los municipios en fin los grandes temas, pero abordado desde una singularidad muy significativa hoy: habla desde el territorio en regiones que empiezan a adquirir personalidad propia. Eso lo encuentro muy loable.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

3 comentarios en “El rol crítico de los medios con las redes de poder”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

El despojo del Wallmapu en la pluma de Patricio Manns
15 octubre 2021
Constituyentes de O’Higgins: armonía y trabajo territorial
15 octubre 2021
El caprichoso trazado de Convento Viejo en su paso por Lolol
15 octubre 2021
El periodista del poder y sus 10 frases célebres en Pichilemu
15 octubre 2021
Testimonio de un preso del estallido: forzado a declararse culpable
15 octubre 2021
Los Diez Cerros Emblemáticos de O´Higgins
15 octubre 2021