Las incongruencias del Capitán América chilensis

La candidatura de la centro-derecha se ha derrumbado, envuelta en situaciones de omisión y de franca mentira, mientras que Kast aparece como un candidato “de una sola línea” que no parpadea en los debates y parece calmado. Sin embargo, no por eso este candidato miente menos.

A.C. Mercado-Harvey

Advertencia: columna no apta para tontos graves.

Chile está en un momento complejo.

Para algunos, la delincuencia se ha tomado el país desde el 18-O; para otros, fue un despertar del pueblo.

Luego vino la pandemia y trajo como consecuencia miles de muertos y enfermos que tuvieron por las cuerdas al sistema de salud.

El problema de la llamada Macrozona Sur se ha agravado y ya tenemos estado de sitio en el sector. El gobierno de Piñera no ha hecho otra cosa que empeorar las cosas cuando envió a fuerzas militares.

El manejo económico pandémico fue pésimo, con ayudas tardías y una situación de franco deterioro que nos tiene hoy con inflación galopante, el dólar disparado, los combustibles por las nubes, las tasas de interés y la UF ídem.

Hay una tremenda crisis migratoria en el norte con la llegada de miles de venezolanos que entran por pasos no habilitados.

En medio de escándalos empresariales, el presidente de la república podría enfrentar la destitución, dos años después que la gente lo pidiera a gritos en las protestas del 18-O.

Cualquiera desde fuera ve una crisis no menor. Es aquí cuando algunos entran en pánico y quieren mandar señales para que llegue Batman o Súperman a rescatarnos. En Chile no nos da para tanto, así que el único “superhéroe” criollo es el autoproclamado Capitán América. A este astuto y caricaturesco personaje le conviene el caos, la destrucción y la crisis. Es el caldo de cultivo para que las masas voten por él y le pongan la banda presidencial en marzo de 2022.

Esa coyuntura ha hecho que en la última encuesta Cadem, José Antonio Kast se posicione primero por un punto sobre Gabriel Boric. Es primera vez que el candidato del partido de ultra derecha, Republicano (nombre copiado de su homónimo estadounidense), está a la cabeza. Hasta hace poco, nadie daba un peso por el Capitán América, ni siquiera en la derecha que se alineaba en torno a Sebastián Sichel, hoy en caída libre. Lo interesante del fenómeno es que la candidatura de la centro-derecha se ha derrumbado, envuelta en situaciones de omisión y de franca mentira, mientras que Kast aparece como un candidato “de una sola línea” que no parpadea en los debates y parece calmado. Sin embargo, no por eso este candidato miente menos. Por el contrario, tiene gran habilidad para hacerlo y decir cosas polémicas sin que se le mueva un pelo. Puede que sea el único súper poder que tiene, el mismo que tienen muchos psicópatas. A continuación, expongo algunas de las incongruencias del candidato superhéroe:

Evasión

Este Capitán América quiere emular al original y tener conexión con Estados Unidos. Para conseguirlo decidió hacerlo vía Panamá. Hasta hace poco Kast seguía negando tener nada qué ver con lo revelado en los Panama Papers. Bastó que Boric mostrara en el debate de TVN/Mega/T13 los papeles notariales publicados por La Tercera, para sacar al Capitán América de sus casillas. Así todo, lo siguió negando hasta que arrinconado por Tomás Mosciatti, que parece tener algunos superpoderes en sus interrogatorios, reconoció que había dado mandato notarial para ser representado en Panamá. Usted se preguntará, ¿a mí qué me importa que tenga negocios en otro país? Debería importarle porque hacer un negocio en un paraíso fiscal tiene un solo propósito: la evasión tributaria. La excusa que ha dado Kast, de que sus abogados le aconsejaron hacer el negocio en Panamá porque era más fácil para invertir en Estados Unidos, es una media verdad. Lo más probable es que los abogados le hayan dicho eso, pero la palabra fácil aquí solo tiene un significado que es la evasión. No es ningún problema establecer un negocio en Estados Unidos, si uno cumple con las obligaciones tributarias. El paso por Panamá solo tiene el propósito de no pagar impuestos. Y usted dirá, es su plata y que haga lo que quiera con ella. Cierto, pero yo le pregunto, ¿usted puede eximirse de pagar el IVA cuando compra cualquier cosa, puede eximirse de pagar impuesto a la renta si trabaja? La respuesta es un rotundo no. Entonces, ¿está bien que gente rica como Kast evada el día que le parezca? También está la pregunta ¿y eso en qué me afecta? Sepa que en todo, porque los programas sociales que existen se financian por vía tributaria. ¿Ha visto lo que le envía el SII todos los años, desglosando en qué se gastan sus impuestos? Si no lo ha hecho, véalo. Cada peso que estos empresarios evaden significa menos ayudas, menos plata para salud, educación, vivienda, etc.

Miopía

Nuestra versión criolla del Capitán América parece tener problemas para identificar el bien del mal. Un gran problema, tratándose de un superhéroe. En materia de violaciones de DD.HH. en Chile, se ha dado tantas volteretas que parece gimnasta. Hay tal cantidad de declaraciones, contradictorias unas con otras, que tomaría una columna completa comentarlas. Una búsqueda rápida en Google revela el número de afirmaciones que ha dado Kast al respecto. Me voy a referir solo a la interrogación que le hizo Mosciatti, cuando le preguntó qué defendía: ¿si al Pinochet asesino, o al Pinochet ladrón? Frente a lo cual el Capitán América dijo que no, que él defendía a los que habían trabajado en ese gobierno, como su hermano. Sin embargo, Kast se ha declarado en numerosas ocasiones como pinochetista, defendido hasta a Miguel Krassnoff, llegando a decir que no creía algunas de las acusaciones que se le han hecho. Recordemos que esto no está sujeto a opinión: Krassnoff es el violador de DD.HH. condenado a más años por la justicia chilena. O sea, el villano mayor que tenemos en Chile. No estamos hablando de un pobre angelito. Como lector, de nuevo se preguntará, ¿en qué me afecta? Le afecta porque eso nos habla de la moral y la ética de un candidato que se las da de héroe más encima. No es aceptable en ninguna democracia del mundo tener un candidato que niega hechos verificables; si no, mire el circo que tienen en Estados Unidos con un expresidente que sigue negando que perdió, o la realidad del vecino Brasil con un mandatario que dice que tiene nostalgia de los tiempos de la dictadura y avala la violación de DD.HH.

Valores católicos

Nadie puede negar que este es un Capitán América en extremo católico. Ahora, yo le pregunto ¿cuál es la máxima autoridad de la iglesia católica? El papa. Entonces, este superhéroe debiera alinearse con los dictámenes vaticanos sagradamente. Sin embargo, no solo no es así, sino que va directamente en contra de ellos. La lista es larga, pero tal vez la más notable es la que se refiere a la inmigración. Kast ha anunciado que quiere quitarle el financiamiento a la institución Jesuita Migrante. El papa ha sido claro en esta materia, la inmigración es un derecho humano. ¿Cuál es la solución del Capitán América? Una zanja en el desierto. Nadie desconoce que el problema migratorio es importante en Chile en estos momentos. Pero yo le pregunto, ¿qué soluciona la zanja? Lo mismo que solucionó el muro de Trump: nada. Es un gasto de dinero inútil, que no detendrá a los miles de venezolanos que no tienen qué comer en su país. Y usted dirá ¿Y por qué no se van a otro país? Le recuerdo que el presidente Piñera fue hace tres años a Cúcuta y los invitó a venir a Chile. También le recuerdo que Venezuela recibió a cientos de chilenos que tuvieron que irse con la beca Pinochet.

Independencia

Otra fisura del súper héroe es su supuesta independencia. Ahora todos los candidatos quieren presentarse como independientes. Kast dice que no pertenece a ninguno de los grandes partidos, lo que es cierto, pero no nos olvidemos que fue UDI hasta hace muy poco. Tampoco nos olvidemos de los lazos que tiene este candidato con organizaciones extranjeras. En 2019, CIPER destapó la asociación que tiene el Capitán América con el mundo evangélico conservador, particularmente con la norteamericana ADF (Alliance Defending Freedom). Este grupo se ha convertido en una organización lobista para empujar legislación contra lo que ellos llaman “ideología de género”. Para darle un referente reconocido, estos evangélicos gringos son el equivalente a los talibanes de Afganistán. En Estados Unidos son los que creen que la homosexualidad es una aberración, los que afirman que la mujer se tiene que quedar en la casa, que no puede hacerse un aborto bajo ninguna excepción, debe obedecer al marido, tener hijos, etc. ¿A usted le gustaría tener un presidente que empuje ese tipo de ideas? Si vota por Kast, lo tendrá. Este Capitán América tiene nostalgia de los 50.

Hijo de tigre

Tal como el Capitán América original, que era hijo de inmigrantes irlandeses, nuestra versión criolla es hijo de inmigrantes alemanes. Específicamente, de un ex oficial del ejército nazi. Sí y esto no es especulativo ni una acusación falsa, el periodista Javier Rebolledo en su libro A la sombra de los cuervos detalla cómo Michael Kast, un exoficial del ejército nazi se va de Alemania tras la pérdida en la Segunda Guerra Mundial. ¡Vaya linaje del superhéroe! Y no termina ahí. Su parentela está acusada, específicamente dos de sus hermanos, de haber participado en interrogatorios y asesorías a la Dina. De hecho, su hermano Christian Kast es investigado por crímenes durante la dictadura en Paine y su padre, el exoficial del ejército nazi, murió en 2014 en calidad de imputado por los llamados crímenes de Paine. Esto no es menor, recordemos que Paine es la comuna de Chile con más detenidos desaparecidos per cápita. Este Capitán América, hijo de alemán exoficial del ejército nazi, quiere crear una zanja y repatriar inmigrantes. ¿No ve ninguna contradicción ahí?

Impuestos

Nuestro superhéroe de caricatura dice querer ayudar a la clase media, tan golpeada en los últimos años. Veamos una de sus medidas estelares: eliminar las contribuciones. Ya hubo una reforma al respecto, entonces ¿quién paga contribuciones hoy en Chile? Los adultos mayores dueños de sus propiedades para propósitos habitacionales no pagan. Todos los demás propietarios sí estamos afectos a este impuesto, como en todo el mundo. Debido a que el avalúo fiscal es mucho más bajo que el comercial, las contribuciones son relativamente bajas. Ahora si usted es dueño de una propiedad en el barrio alto o tiene múltiples propiedades, como es el caso del superhéroe en cuestión, el pago de las contribuciones es bastante mayor. Esta es una medida que ayudaría a las familias más ricas de Chile. Suena tentador no tener que pagar contribuciones, pero yo le pregunto ¿sabe cuántos millones se dejarían de obtener en recaudación fiscal? Mucho, y eso significaría el corte de un montón de beneficios públicos y menos dinero para servicios como salud, educación, etc. Al parecer este superhéroe quiere ser un Robin Hood a la inversa: robarles a los pobres para darle a los ricos.

Animales esclavos del hombre

El programa del Capitán América está lleno de joyitas populistas, más algunas que parecen sacadas de la Dimensión Desconocida. Aquí expongo una digna de destaque: quiere que los animales paguen por el derecho a existir. Tal cual, no está leyendo mal, la propuesta 559 dice textual que: “Es preciso avanzar en el creciente proceso de aceptación internacional de que las especies de flora y fauna, que conviven con la población humana o son influidos por esta, deben buscar un camino para ‘pagar su derecho a existir y prosperar en manos de sus guardianes.’ Con ese objetivo, “deben ser debidamente regulados por la autoridad mediante la generación de parques temáticos y otros emprendimientos de aprovechamiento de la flora y la fauna”. Es decir, que el superhéroe quiere que los animales vayan a parar a parques temáticos en los cuales se lucre (emprendimiento) con ellos. No sé qué le habrán hecho los animales al Capitán América chilensis. Tal vez alguno le haya comido algunas neuronas, pero el asunto es que propone Fantasilandia con cóndores, pumas, pudúes, etc.

Nuestro Capitán América le parece razonable a un 21% de los chilenos, según la última encuesta. De seguro, la mayoría de ellos desconoce el programa, la historia y los conflictos de interés que tiene Kast. Lo invito a buscar información, porque está en diversos medios desde la Tercera, El Mostrador y CIPER. Es comprensible que la gente busque un héroe en medio de la crisis actual, pero ya sabemos que ni el Chapulín Colorado es opción. ¿No sería mejor ser racional y leer los programas de gobierno? Y si no tiene tiempo para tanto, ¿ver los debates y entrevistas? Votar por un eslogan es peligroso. Si no, recuerde lo que pasó en la última elección, muchos votaron por el “no a Chilezuela” y terminamos con un presidente con negocios turbios, que han causado vergüenza internacional, que ha tenido un manejo paupérrimo de la crisis migratoria, del estallido social como de las ayudas sociales durante la pandemia.

Así que infórmese antes de dar el voto, no vaya a ser que el llamado de SOS al Capitán América chilensis se convierta en un caballo de Troya.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

No hay seguridad sin soberanía alimentaria
03 diciembre 2022
La poesía es colectiva y leer es vivir dos veces
03 diciembre 2022
La frivolidad de Boric
03 diciembre 2022
A propósito del monumento a Aylwin y “la política de lo posible”
03 diciembre 2022
Lanzamiento del libro "Carga viva"
27 noviembre 2022
Editorial
26 noviembre 2022