Un oscuro compañero de las fiestas patrias

Es septiembre, las calles se llenan de banderas, el aroma a empanada y el sabor del vino se mezclan con recuerdos de años en familia. Es un momento de celebración y unión para los chilenos y a menudo esos recuerdos van de la mano con el consumo de alcohol. Sin embargo, mientras levantamos nuestras copas para brindar por nuestra independencia, es crucial reflexionar sobre los efectos del alcohol en nuestro organismo, tanto a corto como a largo plazo.

Fabián Roy Muñoz Figueroa
Tecnólogo Médico
Docente de la Universidad Viña del Mar

Soundtrack: Caramba la vida – Los Tres

Es comprensible que durante las Fiestas Patrias deseemos relajarnos y disfrutar con amigos y familiares. El problema surge cuando la moderación se pierde, y el consumo de alcohol se convierte en la principal fuente de escape, sobre todo en un país donde el más bueno para tomar es un héroe y el que coloca la radio más fuerte es el más cojonudo.

El alcoholismo, o el abuso crónico de alcohol, es un problema de salud pública que afecta a personas de todas las edades y clases sociales y la cruda realidad es que nuestros jóvenes comienzan cada vez más temprano con el consumo de estos productos, así como el de sustancias ilícitas.

En primer lugar, es importante entender cómo el alcohol afecta a nuestro organismo en el corto plazo. Cuando bebemos alcohol, se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo y afecta al cerebro. Esto puede llevar a una disminución de la inhibición, una mayor sociabilidad y una sensación de euforia. Pero también puede provocar problemas como la pérdida de coordinación, el habla arrastrada y, en casos extremos, la pérdida de la conciencia. Esto último genera un preocupante aumento en los accidentes de tránsito y, por desgracia, muchas familias terminan brindando al cielo junto a la foto de un familiar que ya no está y que cumple en estas fechas otro aniversario de su partida.

El alcohol también afecta al hígado, que es el encargado de metabolizar y desintoxicar varias sustancias. Así, el consumo excesivo de alcohol sobrecarga las funciones del hígado y causa inflamación y esteatosis hepática (acumulación de grasa en el hígado).

Además, el alcohol irrita el revestimiento del estómago y causa problemas digestivos, como acidez y náuseas. En el contexto de las fiestas, es común que la comida sea abundante, lo que puede agravar estos problemas.

Más allá de los efectos a corto plazo, el alcoholismo puede causar secuelas crónicas en nuestro cuerpo. La cirrosis hepática, es una enfermedad crónica caracterizada por la formación de cicatrices en el hígado, es una consecuencia grave del abuso de alcohol (y fármacos) a largo plazo. Esto puede llevar a insuficiencia hepática, una condición potencialmente mortal.

El alcohol también puede afectar el corazón. El consumo excesivo y prolongado de alcohol puede aumentar la presión arterial, lo que a su vez aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión.

Además, el alcohol es un factor de riesgo importante para el desarrollo de varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de boca, garganta, esófago, hígado, colon y mama. Esto es especialmente preocupante si consideramos que en las Fiestas Patrias, a menudo se fuma y se consume alcohol en exceso.

Finalmente. Las Fiestas Patrias son un momento para celebrar y disfrutar, pero también es un momento para cuidarnos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos. El alcoholismo no solo afecta a la persona que lo padece, sino también a sus seres cercanos y a la sociedad en su conjunto.

En lugar de permitir que el alcoholismo empañe nuestras celebraciones, debemos fomentar un ambiente de moderación y responsabilidad. Esto implica educarnos sobre los efectos del alcohol en nuestro organismo y reconocer cuándo es hora de pedir ayuda o intervenir si alguien que conocemos está luchando contra el alcoholismo.

En estas Fiestas Patrias, recordemos que la verdadera independencia incluye la libertad de tomar decisiones informadas sobre nuestra salud y bienestar. Brindemos por la unidad y la responsabilidad, y asegurémonos de que las futuras celebraciones estén llenas de alegría, pero también de cuidado y consideración por nuestro cuerpo y mente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

1 comentario en “Un oscuro compañero de las fiestas patrias”

  1. El soundtrack mencionado se titula, «La vida que’ei pasado». Siendo la palabra «caramba» una muletilla muy frecuentemente usada al momento de cantar cuecas. No se le considera parte del nombre de la cueca escrita por Roberto Parra en los años 60’s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

Hora de definiciones
24 septiembre 2023
Cuando la solución es hacerlo todo de nuevo
24 septiembre 2023
Tiempo de polen: crónicas de un alérgico a la primavera
24 septiembre 2023
Libro gratis para aprender sobre flora nativa de nuestro país
24 septiembre 2023
El Conde o la parodia como procesamiento del trauma
24 septiembre 2023
Cuatro décadas después, Roque Narvaja retorna de la mano de músico chileno
24 septiembre 2023