Derecho de la naturaleza: ¿Qué se protege, qué mecanismos se entregan y cuál es el rol del Estado?

La introducción de que la naturaleza es titular de derechos, los cuales se deben respetar y proteger viene a romper con el paradigma que teníamos, en donde decimos que somos las personas las que tenemos el derecho. En esta Constitución se hace ver que es la naturaleza la que, al ser parte de nuestro ecosistema, tiene los derechos por si sola y que si se protegen consecuencialmente, se protege a las personas, siendo ese el equilibrio que se busca, donde el Estado es el encargado de promover y respetar esos derechos.

Yasna Araya

El artículo primero de la nueva propuesta constitucional parte reconociendo la relación indisoluble entre el Estado y la naturaleza, para luego indicar, en el artículo 8 que las personas y los pueblos son interdependientes con la naturaleza y forman con ella un conjunto inseparable. El Estado reconoce y promueve el buen vivir como una relación de equilibrio armónico entre las personas, la naturaleza y la organización de la sociedad, Así, el Estado se obliga a su promoción y respeto, todo lo cual importa un reconocimiento explícito de la naturaleza como parte de nuestra conformación como sociedad, con la cual debemos coexistir, ya no es solo Estado y sociedad, sino que es Estado, sociedad como conjunto de personas y naturaleza, tres estamentos que deben coexistir buscando un equilibrio.

El reconocimiento más explicito e importante está dentro del capítulo II de los Derechos Fundamentales y Garantías, en el cual reconoce en el artículo 18 que la naturaleza es titular de los derechos reconocidos en esta Constitución que le sean aplicables. Y en el capítulo III, denominado de la Naturaleza y Medio ambiente, que reconoce que la naturaleza tiene derechos. Estas introducciones resultan fundamentales, pues, a nivel constitucional, se está reconociendo a la naturaleza por sí sola como titular de derechos, y no su protección a través de las personas.

¿Cuáles son los derechos reconocidos a la naturaleza en la propuesta constitucional?

El artículo 127, ha establecido expresamente que LA NATURALEZA TIENE DERECHOS, y dicha norma ha establecido que el derecho que se le reconoce es el de respeto y protección, tanto por parte del Estado como de la Sociedad, explicitando el artículo 103 todas las dimensiones en las que se le debe resguardar ese derecho. Así, indica que La naturaleza tiene derecho a que se respete y proteja su (1) existencia, (2) a la regeneración, (3) a la mantención y (4) a la restauración de sus funciones y equilibrios dinámicos, que comprenden los ciclos naturales, los ecosistemas y la biodiversidad.

¿Cómo se resguardarán los derechos de la naturaleza?

Para conseguir todo lo anterior, la nueva propuesta constitucional incluye varios mandatos tendientes a promover este respeto hacia los derechos de la naturaleza: el primero es de crear conciencia a través de la educación, procurando que sea en la enseñanza que se promueva el respeto y la preservación de la naturaleza y el medio ambiente, al punto de que en las nuevas generaciones se cree la denominada “CONCIENCIA ECOLÓGICA”: Artículo 39: El Estado garantiza una educación ambiental que fortalezca la preservación, la conservación y los cuidados requeridos respecto al medioambiente y la naturaleza, y que permita formar conciencia ecológica. Y, en la misma línea, el artículo 127 ha establecido que El Estado debe adoptar una administración ecológicamente responsable y promover la educación ambiental y científica mediante procesos de formación y aprendizaje permanentes.

Además, se establecen, obligatoriamente, las instancias de diálogo y cooperación entre las personas y el Estado para resguardar el equilibrio entre estos tres estamentos. Artículo 129: El Estado debe promover el diálogo, la cooperación y la solidaridad internacional para adaptarse, mitigar y afrontar la crisis climática y ecológica y proteger la naturaleza.

También, ha establecido en el artículo 106 que, será a través de las leyes que se podrá establecer restricciones al ejercicio de determinados derechos para proteger el medioambiente y la naturaleza.

En el ámbito territorial, se establecieron deberes y competencias que vayan en busca del desarrollo sostenible y armónico con la naturaleza y su preservación. Artículo 193 y 220, letra j): Es deber de las entidades territoriales, en el ámbito de sus competencias, establecer una política permanente de equidad territorial, de desarrollo sostenible y armónico con la naturaleza. Artículo 220, letra g) Son competencias de la región autónoma. La conservación, preservación, protección y restauración de la naturaleza, del equilibrio ecológico y el uso racional del agua, y los demás elementos naturales de su territorio.

Pero si la prevención y la educación fallan, y se afectan los derechos de la naturaleza garantizados, la propuesta constitucional entrega a todas las personas o grupos y a un órgano especializado, la denominada acción de tutela para recurrir ante los tribunales ambientales, que busca impedir que se sigan vulnerando sus derechos y reestablecerlos. Esto está establecido en el artículo 119, el cual indica que, tratándose de los derechos de la naturaleza y derechos ambientales, la Defensoría de la Naturaleza o cualquier persona o grupo podrá recurrir ante los tribunales e interponer una acción cautelar, cuando por causa de un acto o una omisión, sufra una amenaza, perturbación o privación en el legítimo ejercicio de sus derechos. El artículo 333, señala que son los tribunales ambientales, los que conocerán y resolverán acerca de la legalidad de los actos administrativos en materia ambiental, de la acción de tutela de derechos de la naturaleza y derechos ambientales, de la reparación por daño ambiental y las demás que señalen la Constitución y la ley.

¿Cómo se busca equilibrar el desarrollo económico, científico y tecnológico con los derechos de la naturaleza?

La propuesta constitucional no prohíbe el libre desarrollo del ejercicio económico o el libre mercado, como tampoco prohíbe el desarrollo científico o tecnológico, sino que, por el contrario, los reconoce y promueve, pero ha estipulado que el ejercicio económico ha de ser compatible con la protección de la naturaleza, estableciendo lo mismo para el caso del desarrollo científico y tecnológico, agregando que se debe de considerar la capacidad de sentir que tienen los animales. Artículo 80: Toda persona, natural o jurídica, tiene libertad de emprender y desarrollar actividades económicas. Su ejercicio debe ser compatible con los derechos consagrados en esta Constitución y la protección de la naturaleza. Artículo 98: Las ciencias y tecnologías, sus aplicaciones y procesos investigativos deben desarrollarse según los principios bioéticos de solidaridad, cooperación, responsabilidad y con pleno respeto a la dignidad humana, la sintiencia de los animales, los derechos de la naturaleza y los demás derechos establecidos en esta Constitución y en tratados internacionales de derechos humanos ratificados y vigentes en Chile.

Para que lo anterior realmente se garantice, el nuevo texto constitucional ha dado reconocimiento a dos órganos, uno consultivo y otro fiscalizador y defensor, los cuales son los encargados de velar por el adecuado respeto y protección de los derechos de la naturaleza y el medio ambiente. Siendo luego la ley, la encargada de regular la composición, las funciones, la organización y los demás aspectos de dichos órganos.

El primero, es el Consejo Nacional de Bioética, definido en el artículo 99, indicando que aquel es un órgano independiente, técnico, de carácter consultivo, pluralista y transdisciplinario que tendrá, entre sus funciones, asesorar a los organismos del Estado en los asuntos bioéticos que puedan afectar a la vida humana, animal, la naturaleza y la biodiversidad, recomendando la dictación, modificación y supresión de normas que regulen dichas materias.

El segundo, es la Defensoría de la Naturaleza, que el artículo 148 define como un órgano autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya función será la de promoción y protección de los derechos de la naturaleza y de los derechos ambientales asegurados en esta Constitución, en los tratados internacionales ambientales ratificados y vigentes en Chile, frente a los actos u omisiones de los órganos de la administración del Estado y de entidades privadas.

Luego, el artículo 149, indica explícitamente las funciones de este órgano: La Defensoría de la Naturaleza tendrá las siguientes atribuciones: a) Fiscalizar a los órganos del Estado y a las entidades privadas en el cumplimiento de sus obligaciones en materia de derechos ambientales y derechos de la naturaleza; b) Formular recomendaciones en las materias de su competencia; c) Tramitar y hacer seguimiento de los reclamos sobre vulneraciones de derechos ambientales y derivar en su caso; d) Deducir acciones constitucionales y legales cuando se vulneren derechos ambientales y de la naturaleza; e) Promover la formación y educación en derechos ambientales y de la naturaleza; f) Las demás que le encomienden la Constitución y la ley.

Finalmente, es dable indicar que la propuesta constitucional también habla de la protección que se debe dar a los bienes comunes, como el agua y los animales, cuyos temas no se trataron en este artículo dado que requieren un análisis propio y extendido. En conclusión, la introducción de que la naturaleza es titular de derechos, los cuales se deben respetar y proteger, viene a romper con el paradigma que teníamos, en donde decimos que somos las personas las que tenemos el derecho (recordemos que cuando queremos hablar de derechos ambientales, pensamos en que “las personas” tienen derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación). En la nueva Constitución se hace ver que es la naturaleza la que, al ser parte de nuestro ecosistema, tiene los derechos por si sola y que si se protegen consecuencialmente, se protege a las personas, siendo ese el equilibrio que se busca, donde el Estado es el encargado de promover y respetar esos derechos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras Noticias

No hay seguridad sin soberanía alimentaria
03 diciembre 2022
La poesía es colectiva y leer es vivir dos veces
03 diciembre 2022
La frivolidad de Boric
03 diciembre 2022
A propósito del monumento a Aylwin y “la política de lo posible”
03 diciembre 2022
Lanzamiento del libro "Carga viva"
27 noviembre 2022
Editorial
26 noviembre 2022